Castañeda apuesta su último cartucho al Corredor Amarillo

Castañeda apuesta su último cartucho al Corredor Amarillo

Cambio de planes. A casi nueve meses del final de su mandato, el alcalde de Lima, Luis Castañeda Lossio, no podrá cumplir con una de sus promesas que hizo al inicio de su gestión, cuando en enero del 2015, en su primer discurso tras ganar la elección, anunció la implementación de una nueva línea del Metropolitano que iba a ir desde el Trébol de Javier Prado, en Surco, hasta el Óvalo Habich, en San Martín de Porres. 

A cambio de esta obra, el burgomaestre capitalino anunció que se implementará el corredor complementario Panamericana Norte-Evitamiento-Panamericana Sur, en la nueva vía expresa de la llamada Línea Amarilla, que aún no está funcionando. La inauguración del corredor amarillo está prevista para marzo, precisó Castañeda, quien incluso ya presentó un bus articulado de 18 metros que hará este recorrido.

La cuarta vía exclusiva del Metropolitano estuvo contemplada en el contrato de concesión inicial de la Línea Amarilla, suscrito con Lamsac en el 2010, el cual fue anulado luego en la gestión de Susana Villarán.

Ahora, los buses articulados nuevo servicio expreso de transporte público —que empieza en Puente Piedra y termina en Atocongo— recorrerán este viaducto de 9 kilómetros que unirá Ate y el Callao tras la firma de una nueva adenda al contrato que no se estipulaba en la ruta original, confirmaron fuentes de Perú Bus, el único consorcio ganador de la concesión de cuatro rutas del Corredor Amarillo.

“Todavía se están definiendo detalles, pero se iniciará con el bus articulado que presentó Castañeda y el resto de buses de 12 metros. Esta semana se debe fijar la flota vehicular”.

El mismo Castañeda confirmó que se están definiendo los últimos detalles para la operación del mencionado servicio, mientras que el regidor de oposición Hernán Núñez, pese a que dijo que desconocía esta propuesta, precisó que estaba en los planes de la gestión de Villarán implementar un corredor vial en la Línea Amarilla, porque toma menos tiempo, y a menor costo, que construir una cuarta línea del Metropolitano. 

Sin embargo, existen dudas respecto al nuevo corredor complementario, no solo porque el servicio no tendrá una vía exclusiva sino también por los costos de este servicio, que arrancará en el Trébol de Javier Prado, recorrerá la vía Evitamiento, pasará por el túnel debajo del río Rímac de la Linea Amarilla y luego proseguirá por la avenida Morales Duárez hasta la Universitaria. Desde ahí continuará hasta llegar a la zona de Canta Callao, límite entre San Martín de Porres y el primer puerto.

“El problema es el pasaje porque el servicio al ser expreso recogerá pasajeros en pocos paraderos. No será como el Corredor Rojo, Azul o Morado. Además está el cobro del peaje por sentido (5.30 soles). Lo que sí se conoce es que el pasaje en este corredor debe ser como máximo 2.30 soles, según el contrato de concesión”, señalaron fuentes de Perú Bus que cita La República.

En efecto, el recorrido del viaducto tendrá pocos paraderos, que estarán ubicados en el Trébol de Javier Prado, en el puente Santa Anita y Puente Nuevo, en Morales Duárez y la Universitaria.

FUENTE MEJORES SITIOS WEB DE NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: