Post: Un paso adelante

Post: Un paso adelante

Cuando hay problemas políticos los demócratas tenemos que asumir que hay que ensanchar la democracia y, muy por el contrario, no restringirla. Cuando hay problemas políticos es fundamental entender que debemos apostar por dar la palabra a la ciudadanía y no por limitar la participación democrática y los derechos asociados a ella.  

La situación de conflicto y crisis que hay en el Gobierno de PPK, el Congreso y los escándalos de corrupción que giran alrededor de Odebrecht, requieren de soluciones donde intervenga el mejor actuar de la justicia, pero también la política. Los acontecimientos de las últimas semanas nos parecen preocupantes. Hemos visto las denuncias que se ciernen sobre el propio Presidente de la República, quien lleva en el cargo un poco más de un año de Gobierno. Esta situación amenaza la convivencia democrática pone en cuestión las bases constitutivas de la misma y lleva al país a una situación de crisis de régimen.

Vicios de origen, le llaman. La constitución peruana y la estructura política peruana no es el resultad de una ruptura democrática, es el resultado de una dictadura y la imposición de un esquema conjuntamente aprobado por los opulentos empresarios de la época. Eso quiere decir que la constitución peruana no es el principio de algo sino “el resultado de” reconocer ciertos intereses.

Algunos dicen que la memoria abre heridas, que hay que enterrar y olvidar ciertos pasajes de la historia del Perú, para que el país “avance”. Los mismos que dicen eso, reivindican ahora, la mano dura y la imparcialidad con los traidores a la patria, con los corruptos, aquellos con los que compartieron mesa alguna vez.

PPK firmó un pacto anticorrupción, pero desde ahí no ha parado de salir escándalos de corrupción, muchos de ellos relacionados con el partido de gobierno (Ex Ministro de Defensa implicado en recibir sobornos, el ex asesor presidencial implicado en un negociazo que pretendía cometer con el SIS, etc.) y no hemos visto una sola medida del gobierno para frenar la situación.

PPK firmó un compromiso de los tantos que comprometió a su futuro Gobierno y que puede cumplirlos como no también. O afrontarlo tal y como lo viene haciendo fiel a su estilo: esperar que los problemas se resuelvan solos. Firmó varios compromisos y ni siquiera les ha dedicado partidas presupuestarias a esas áreas, al contrario, ha reducido el presupuesto orientado a la inclusión social o simplemente las políticas orientadas son débiles y sin ningún efecto en la ciudadanía.

Es una mala señal buscar una excusa para no transformar nada en el Perú, hace falta actualizar un consenso social, pero no con el fin de “contentar” a algún sector, sino porque el salario para muchos trabajadores no alcanza, porque para muchos enfermos no hay camas en los hospitales o para muchas comunidades que carecen de servicios básicos, el percibir la ausencia del Estado, es una normalización de su realidad. El país se ha hecho cada vez más desigual y nuestra economía no ha sido modernizada para resolver esos problemas, que apueste por la diversificación productiva o la inversión pública. Y esos no son argumentos para contentar a un sector, sino la evidencia de un gesto de buscar una razón para solucionar un problema y no la de buscar una excusa para no cambiar nada.

PPK lamentablemente sigue aferrado a la excusa de la ingobernabilidad que le impone el Congreso, para no afrontar que al Perú le hacen falta algunas de muchas transformaciones, porque la actual crisis política ha dejado el proyecto común de convivencia en crisis y ha provocado una ruptura social, causada por la desigualdad que se percibe mucho más que antes.

Y por eso cuando se habla de vicios de origen, en este punto y en este momento, hay que tener en cuenta-en el análisis- el cambio de nuestra Constitución. Y si eso no nos queda claro, veamos algunos ejemplos que derivan de la madre del cordero de los problemas actuales, en parte: requerimos un cambio de Constitución para tener una economía nacional fortalecida y no dependiente de un mercado inmanejable en el que el Gobierno les regala a sus socios un blindaje por encima de la economía nacional.

Hay que proteger y prever también una financiación autónoma y adecuada para proteger los servicios públicos, hay que proteger la financiación de nuestras empresas estatales que tienen las cosas en orden, a los cuales, los privados y socios intentan socavar, y esas transformaciones también, no son para contentar a nadie, es porque, sencillamente, las necesitamos como país y el señor PPK debería darse cuenta y debería dejar de tomarnos el pelo y ponerse a la altura de lo que necesitamos. Tenemos un Gobierno que dirige el país a oscuras, con las luces apagadas, es un Gobierno que vive al día sin mirada a largo plazo, sin saber a dónde va.

Afrontar la situación política existente en estos momentos implica apostar por el diálogo, el respeto y las soluciones políticas a los problemas políticos. Ante esta situación la ciudadanía debe dar un paso adelante, que abra el camino de la disputa del poder real para que cuenten con representantes en las instancias correspondientes para reivindicar el sentido de hacer política para la gente, la convivencia con respeto, la libertad de pensamiento, comprometidos con la lucha anticorrupción y visibilizar a todas y todos aquellos que aún siguen en el sector de los injustamente marginados.

FUENTE MEJORES SITIOS WEB DE NOTICIAS

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

A %d blogueros les gusta esto: